(5/06/2019) DMYTRO CHONI, piano (Paraninfo – 20:00h.)


ENTREGA DE ENTRADAS, JUEVES 2 DE MAYO DE 2019 

BIOGRAFÍA:

DMYTRO CHONI

Ganador del Primer Premio del Concurso Internacional de Piano de Santander Paloma O’Shea en 2018, Dmytro Choni se presenta como una de las promesas más relevantes de su generación.
Su talento ha sido reconocido en otros concursos internacionales de piano como son, en 2017, el Ferruccio Busoni (Italia), el Concurso en Memoria de Vladimir Horowitz (Ucrania) y el de Suzhou (China). Además, ha recibido los primeros premios en los concursos de Los Ángeles (EE.UU.) y ZF-Musikpreis (Alemania) en 2018; Roma (Italia) y Ciudad de San Sebastián en 2017, año en el que además Dmytro recibió el Premio Arturo Benedetti Michelangeli otorgado por la Academia de Piano Eppan (Italia).
Como solista, Dmytro Choni ha actuado con diversas orquestas sinfónicas, como la de la República de San Marino, las de RTVE y del Vallès en España; la Nacional de Ucrania y la de Suzhou en China. Asimismo, ha trabajado bajo la dirección de Miguel Ángel Gómez Martínez, Francesco Ommassini, Alain Paris, Rubén Gimeno, Volodymyr Sirenko y Vitaliy Protasov.
Dmytro disfruta además tocando música de cámara y, como resultado, ha tocado junto con el Cuarteto Quiroga, Quartetto di Cremona y los violinistas Andrej Bielow y Orest Smovzh entre otros.
Se ha presentado en festivales como el Kissinger Sommer en Alemania; el Next Generation Classic Festival Bad Ragaz en Suiza; el festival Harmonie Starego Miasta en Polonia y el festival ucraniano Kyiv Summer Music. Además, participa a menudo en la Academia Internacional de Música de Liechtenstein.
Dmytro Choni nació en Kiev, Ucrania, en 1993. Recibió su primera lección de piano a la edad de cuatro años de Galina Zaslavets. Estudió en Kiev con Nina Naiditch y Yuri Kot. También ha recibido clases magistrales de músicos como Arie Vardi, Sergei Babayan, Pavel Gililov, Klaus Hellwig, Grigory Gruzman, Aquiles delle Vigne y Yakov Kasman. Actualmente estudia en la Universidad de Música y Artes Escénicas de Graz (Austria) en la clase de Milana Chernyavska y es becario del Fondo Vere para la Música (Ucrania).
Sus compromisos de la presente temporada le llevarán a debutar en Madrid y París entre otros.

PROGRAMA:




Brahms –            2 Rapsodias, op.79 (12)

Liszt –                  Les cloches de Genève (6 min)

                            Sonetto del Petrarca No.104 (6 min)

                            De Années de Pèlerinage, segundo año, Italia, S 161

                                          Après une lecture du Dante, fantasia quasi sonata (17 min)

Pausa

Rachmaninov –  Margaritas, op.38 Núm. 3

                            Lilas op.21 Núm. 5

                            Momento Musical en mi menor, op.16 Núm. 4 (8 min)

Ligeti –                Etude No.5 «Arc-en-ciel» (4 min)

Ginastera –         Piano Sonata No.1, op.22 (16 min)  


                                                      

CRÍTICA

DMYTRO CHONI, LA GLORIA DEL PIANO     

G.García-Alcalde

Satisfacción unánime del público en el debut del pianista ucraniano Dmytro Choni (26 años), ganador del codiciado Premio Paloma O´Shea 2018. En su gira de lanzamiento internacional ha pasado por la Sociedad Filarmónica en el Paraninfo de la Universidad de LPGC. El programa, en principio extraño (demasiados “bises”, por así decirlo, sin al menos una sonata importante) comenzó con la lectura desconcentrada de las dos Rapsodias Op.79 de Brahms. Entrando en los “Años de peregrinación” de Liszt con una musicalidad aceptable, pero aún algo fría en Las campanas de Ginebra, mostró su apasionado virtuosismo y poderoso tocco en el enfático Soneto 104 del Petrarca y las orgiásticas cadenas de octavas de la llamada Sonata Dante. Con esta culminación de la primera parte quedaba claro el glorioso pianismo de un auténtico artista.

La expresión ya estaba caliente en las piezas de Rachmaninov: dos romanzas fantaseadoras y caprichosas, coronadas por el dificilísimo Momento musical Op.16-4, arrolladora secuela del Estudio revolucionario de Chopin, con una colosal mano izquierda bajo la retórica heróico-patética de la derecha. Perfecto el estudio Arco iris  de Ligeti, bastante lírico en el juego de disonancias sobre plantilla clásica. Y culminó el programa con la espectacular Sonata num.1, Op.22 de Ginastera, compendio de fulgurantes desafíos en sus tres movimientos rápidos, escritos sobre plantillas de ritmos folclóricos argentinos, y bastante sosa en el adagio molto appasionato.

El público gritaba y aplaudía en trance de puro entusiasmo. El joven Choni, sin duda cansado después de los alardes precedentes, se entusiasmó a su vez y regaló dos propinas muy alejadas de la cortesía fácil: un arreglo endiablado de los valses de El murciélago de Johann Strauss II, y una bellísima página de Debussy de la que, a mi juicio, bebieron Ravel y Stravinski. En  resumen, la gloria del piano en el orden estructural y en la inspirada expresividad. Una fiesta. Pero queda pendiente una gran sonata…



PATROCINA:


COLABORA:

T

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*