Homenaje a los expresidentes – 10/10/2017 – TEATRO PÉREZ GALDÓS


Sociedad Filarmónica. Concierto inaugural del 10 de octubre de 2017.

Distinguidas autoridades, estimados componentes de nuestra muy querida Sociedad Filarmónica, señoras y señores:

La Sociedad Filarmónica de Las Palmas de Gran Canaria da hoy el pistoletazo de salida hacia la esperada celebración del 175 aniversario de la entidad en el año 2020. A nadie debe ocultársele que, en principio, el acto de esta tarde/noche es el primero dentro de esa celebración y, en segundo lugar, que la actual directiva quiere transmitirle a todos ustedes esa ilusión de cara al 2020,  a través de estas palabras.

Por cierto, no será esa la única meta a alcanzar, ya que esta Sociedad, a lo largo de 2018, ha de sumarse a los actos del centenario del compositor Leonard Bernstein, como saben tan vinculado a Gran Canaria, para, tras colaborar en otras celebraciones a lo largo de 2019, alcanzar luego el 2020, instante en que, aparte de nuestro especial cumpleaños, habrá que celebrar otros varios; entre ellos, el de los 250 años del nacimiento de Beethoven… Y todo esto como antesala del centenario del fallecimiento del músico francés Camille Saint-Saëns en 2021, que fue nombrado presidente de honor de esta entidad durante una de sus estancias en Gran Canaria… Como pueden ver, tiempos plagados de grandes conmemoraciones.

Hoy, y concretándonos al acto de homenaje a nuestros expresidentes, queremos hacerles partícipes de nuestra alegría por haber logrado reunirlos en este escenario del Teatro Pérez Galdós, para demostrarles nuestro reconocimiento ante la desinteresada labor que han realizado. Para ello nos hemos remontado hasta la etapa innovadora presidida por don Juan Cambreleng Roca, de entre los años 1971 y 1974. El señor Cambreleng no estará entre nosotros esta tarde por hallarse fuera de la isla.

Tras él, y por este orden, ocuparon la dirección de nuestra Filarmónica durante el resto del siglo XX don Francisco Ponce Caballero (de 1975 a1977), don Luis Cárdenes Iglesias (entre 1978 y 1982), don Sergio Pérez Parrilla, para el periodo comprendido entre los años 1983 y 1993 – les recuerdo que este presidente falleció en mayo de 1993 –, y don Juan Estany Cabrera, que lo fue de 1994 a 1999. Con la llegada del nuevo siglo, don Jerónimo Saavedra Acevedo ocupó la presidencia entre los años 2000 y 2010 y, a partir de entonces y hasta enero de 2017, doña María Pilar Roca de Armas. En definitiva, un apresurado pero riquísimo recorrido por la historia de la Sociedad Filarmónica de algo más de cuarenta años a través de estas valiosísimas personas que han dedicado su tiempo a nuestra sociedad y, lo que es mejor, de forma tan desinteresada.

Pero pecaría gravemente si no recordase que esos presidentes estuvieron al frente de unas directivas en donde también destacaron poderosamente otros cargos, como los de vicepresidentes, secretarios, tesoreros, contadores, además de numerosos vocales, que, con su entrega, hicieron posible el momento actual de esta entidad. A modo de ejemplo, y dentro del cargo de secretario, me gustaría recordar los nombres de dos de los primeros y del último dentro de la etapa aludida de esos más de cuarenta años: don Antonio Castellano Auyanet y don Mario Viera Ortega, y doña Margarita Guerra Caballero. ¡Nuestro infinito agradecimiento a todos ellos!

Y ahora, sin más, vamos a hacerles entrega a nuestros expresidentes de un obsequio en recuerdo de los años que pasaron al frente de esta entidad.  En primer lugar, a don Francisco Ponce Caballero. Le entrega el emblema de plata de la Sociedad Filarmónica doña María Teresa Chesa Ponce.

A don Luis Cárdenes Iglesias se encargará de hacerlo don Domingo Cruz Socorro.

A don Juan Estany Cabrera, se lo ofrecerá don Juan Espino Durán.

A don Jerónimo Saavedra Acevedo, se encargará de hacerlo don Nicolás Chesa Ponce.

El emblema correspondiente a don Juan Cambreleng Roca se le entregará a doña María Pilar Roca de Armas, para que se lo haga llegar.  Ella, por su parte, recibirá su correspondiente obsequio de mano, esta vez, de todos los miembros de la directiva actual, aquí presentes.

Señoras y señores, nada más. Sólo les pido que, en pie, tributemos un gran aplauso a estas personalidades de la cultura que han logrado darle vida y saber a nuestra querida Sociedad Filarmónica de Las Palmas de Gran Canaria.